Un rincón de Córdoba donde la tradición se saborea

En el corazón de Córdoba, un aroma familiar se eleva cada mañana: es el inconfundible olor de los churros de Churrería Salinas. Pero más allá de ser una simple churrería, somos un rincón donde las generaciones se han reunido, compartiendo risas, historias y momentos especiales.

Cada churro que preparamos lleva consigo un pedacito de nuestra alma, y cada taza de chocolate es un abrazo cálido que ofrecemos a nuestra comunidad. A lo largo de los años, hemos evolucionado, pero nuestra esencia sigue intacta.

En Churrería Salinas, no solo vendemos churros, creamos recuerdos. Te invitamos a ser parte de nuestra historia y a dejarte envolver por nuestra tradición.

¿Por qué nuestros
productos son únicos?

El encanto de
los churros

Los churros no son solo una delicia frita, son un viaje al corazón de la tradición española. Su textura crujiente por fuera y tierna por dentro los convierte en el acompañante perfecto para cualquier momento del día. Además, su versatilidad permite disfrutarlos solos, con azúcar o sumergidos en un chocolate caliente, adaptándose a cada paladar.

Jeringos: la
joya escondida

Menos conocidos pero igualmente deliciosos, los jeringos son una variante de los churros que sorprende a quien los prueba. Su forma espiral y su textura única los hacen ideales para aquellos que buscan una experiencia gastronómica diferente, pero igualmente arraigada en la tradición.

Chocolate: el
abrazo líquido

No hay nada como un chocolate caliente, espeso y cremoso, para reconfortar el alma y el cuerpo. Es el complemento perfecto para los churros, creando una combinación que despierta los sentidos. Además, el chocolate no solo deleita el paladar, sino que también aporta antioxidantes y mejora el estado de ánimo. ¡Una razón más para disfrutarlo!

Comprar churros
Ir al contenido